Lesbianas rusas tienen que huir a España tras recibir amenazas. Solo por salir en una publicidad