Lirón quedó encerrado en un comedero de aves después de darse un festín. Hinchado, no podía escapar