Lituania y Polonia construyen un “portal” que une dos de sus ciudades. La gran distancia es acortada