Lleva 2 años visitando un basural para alimentar a callejeros que viven ahí. Ella nunca los olvida