Lo dejaron todo y salieron a navegar por el mundo en bote con su gatita adoptada. Una gran compañía