Lo golpearon y se escondió herido entre arbustos. Habrían sido sus últimas horas si no lo rescataban