Lo vio solo y vagando por las calles sin rumbo. Cuando lo rescató, él se aferró seguro a sus brazos