Longyearbyen: la ciudad noruega en la que está prohibido nacer y morir