Los amigos imaginarios están desapareciendo. Las pantallas en sus vidas están matando su creatividad