Los caballos salvajes quedaron a merced del huracán Dorian. Trabajando en equipo, lograron salvarse