Los cólicos menstruales son tan fuertes como sufrir un ataque al corazón. La ciencia las respalda