Los culparon de asesinato en 1976 y quedaron tras las rejas. 43 años después, descubren su inocencia