Los dibujos de unos niños de 6 años que han sido claves en una investigación policial