Ahora que ya no hay forma de ir a una discoteca (están cerradas hasta que se pueda garantizar la seguridad sanitaria de las mismas), nuestra sociedad ha encontrado un sustitutivo que, ciertamente, está resultando ser una buena alternativa (aunque tampoco nos queda de otra): los gimnasios.

Seguir leyendo artículo en Cabronazi.

También te puede interesar:  Roban dos millones de dólares a un youtuber durante un directo