Los hijos con los que más discuten las madres son un reflejo de ellas mismas. Es hablarle al espejo