Los metieron en una caja de papas fritas y los lanzaron a la basura. Querían deshacerse de ellos