Los niños de Jojo Rabbit fueron los verdaderos protagonistas. El Oscar a la ternura sería de ellos