Los pingüinos son adorables, pero también son máquinas de disparar heces