Los rayos globulares: quizá el fenómeno más raro y extraño de la naturaleza