Los romanos valoraban tanto su orina que hasta tenía un impuesto