Los traumas pasan de padres a hijos «sin que hagamos nada» según un estudio reciente