Los traumas pueden ser transmitidos de padres a hijos