Los vecinos no paraban de derribar la valla de esta familia con sus coches, así que el padre la cambió por cemento y ya ha roto 8 coches