Luce como una playa de «sangre», pero en realidad es un fenómeno de la naturaleza. Un paraíso rojo