Luego de meses de espera, tres bebés de un año reciben un trasplante de corazón en Brasil. Vivirán