Major, la mascota del presidente Joe Biden, volvió a morder a alguien en su regreso a la Casa Blanca