En un quiosco metálico ubicado en la calle 51 de Chasquipampa, en Bolivia, trabaja Maritza Mamani, su dueña. Quien cada día en la mañana acomoda las bolsas de papas fritas, unas de limones y otras eucalipto, junto a las demás mercadería que tiene, para dar inicio a su jornada laboral. En…

Ahora puedes leer el artículo de UpSocl sobre Mamá e hija albinas son apoyadas tras vivir en un quiosco en Bolivia. Ella la cría siendo ciega.

Seguir leyendo artículo en UpSocl.