Mamá e hija albinas son apoyadas tras vivir en un quiosco en Bolivia. Ella la cría siendo ciega