Mamá pato enfrentó una serpiente para cuidar a sus polluelos. Se sacrificó para que su cría escapara