Mantuvo a 9 perros encerrados toda su vida. No podían caminar bien pero sí sonreír a sus rescatistas