Médico tuvo que vender su auto porque su hijo se gastó 1.800 dólares en un juego. Le tocó resolver