Meghan Markle provoca que una agencia de paparazzis se fuera a la quiebra. Su demanda los arruinó