Meghan y Harry escogieron un curioso día para renunciar: El cumpleaños 38 de Kate Middleton