Michelle y Barack Obama disfrutan del deporte en sus vacaciones en Hawái. Naturales y muy unidos