Miguel Herrán, completamente destrozado en su confinamiento