Miles de caballos son transportados a Japón para utilizarlos de carne. Un negocio lleno de maltrato