Miley Cyrus no puede dejar de sonreír. Se vio feliz paseando con su novia y comiendo con su madre