Minino que era una bola de pelos, sucio y con hambre, tuvo radical cambio. Ronronea en su casa nueva