Misofonía, la enfermedad que no tolera ni los sonidos más mínimos. La condena máxima es oírlo todo