Modelo causó polémica por sus “exigencias básicas” de pareja. Deben pagar sus servicios y arriendo