Monjas crean un ejército secreto para combatir el tráfico de personas. No le temen a las amenazas