Mujer rechazada de empleos por “tener cara de pobre” pasó de empleada doméstica a jueza. La respetan