Murió en el parto y donaron sus órganos. Su bebé sólo se calma con el hombre que recibió su corazón