Nació con sus patitas deformadas y la abandonaron. Una mujer le dio una segunda oportunidad de vivir