Nació pesando menos de 500 gramos. Logró sobreponerse a los pronósticos y ahora es un niño normal