Nació sin manos, pies ni boca y tenía pocas opciones de ser adoptada. Una familia sintió su llamado