Nevada reconoció el matrimonio gay en su Constitución. Es el primer estado de EE.UU. en hacerlo