Niño con autismo no verbal recibió un nuevo mejor amigo peludo. Su mirada y sonrisa hablaron por él