Niño de 12 años demostró sangre fría al alejarse calmadamente de un oso. Su padre lo guía de lejos