Niños disfrazados como perro Slinky de Toy Story derriten corazones. Su padre desató su fanatismo